RSS

Tag Archives: quitas concursales

La Corte y las quitas concursales

Sobre el tema del titulo nos ha enviado Lisandro Yolis el siguiente comentario:

Las Quitas Concursales en el Impuesto al Valor Agregado

Por Lisandro Yolis

Con fecha 3 de marzo de 2015, la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinó que las “quitas concursales” difieren del concepto de “quitas” establecido por la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Los hechos

La empresa actora se presentó en concurso preventivo en el año 1999.

En el año 2001 se homologó el acuerdo preventivo, lo que, en definitiva, redundó en que la empresa pagase solamente cerca de un 40% del total adeudado.

A raíz de esta situación, el Fisco impugnó el crédito fiscal computado por la actora , en la proporción del 60% de la quita obtenida en el proceso concursal. Concretamente, el Fisco sostenía que la firma concursada omitió exteriorizar en el mes correspondiente del año 2001 un mayor débito fiscal como consecuencia de la quita obtenida sobre los saldos adeudados.

La postura del Fisco

El criterio de la AFIP se sustenta, centralmente, en el Dictamen de la Procuración del Tesoro de la Nación Nº 48/2006.

Allí, la Procuración concluyó que “las quitas concursales se encuentran comprendidas en el artículo 12, inciso b) de la Ley de IVA (t.o. 1997) siempre que se encuentren satisfechas las exigencias que esa norma establece”.

Asimismo, entendió que dicha norma “no efectúa distinciones de ninguna especie según la naturaleza de las quitas que menciona, ni exige que ellas deban ser libre y voluntariamente pactadas, ni tampoco bilaterales o contractuales”.

En lo concreto, la Procuración indicó que “las únicas exigencias que ella establece, para admitir los créditos fiscales derivados de las quitas allí mencionadas, consisten en que estas últimas estén de acuerdo con las costumbres de plaza y que se facturen y contabilicen”. Respecto de la costumbre de plaza, consideró que quedan “suficientemente a salvo cuando ella cuenta con la aprobación del Juez del concurso. Si las costumbres de plaza sirven de respaldo a las quitas contractuales, a fortiori debe reconocerse tal efecto a la doctrina judicial que fija los términos y alcances de las quitas concursales. Por ese mismo motivo, en caso de rechazar el Juez interviniente la nota de crédito extendida por el acreedor, considero que la condición precitada no se encontraría satisfecha”. De forma concordante y en cuanto a la contabilización, expresó que “ese rechazo judicial impediría que la quita fuera contabilizada”.

Las sentencias del Tribunal Fiscal de la Nación y de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal

La Sala A del Tribunal Fiscal de la Nación, con fecha 25 de febrero de 2010, revocó la resolución determinativa de AFIP. Para así decidir, en lo sustancial, sostuvo que: a) las quitas concursales tienen origen judicial; b) las quitas del artículo 12 de la Ley de IVA refieren al precio neto de la operación, en cambio las quitas del artículo 43 de la Ley de Concursos refieren a créditos quirografarios verificados; c) las quitas concursales dispuestas por el juez no responden a acuerdos de partes, sino a la homologación judicial de un crédito. Finalmente, concluyó que “cuando se trata de quitas generadas en la resolución judicial de un concurso de acreedores, las mismas no generan débito ni crédito fiscal alguno”.

Sin embargo, posteriormente la Sala IV de la Cámara, revocó la sentencia del Tribunal Fiscal, ratificando el criterio del Fisco. Al respecto, postuló que: a) la ley no establece diferencia alguna entre “quitas concursales y “quitas comerciales”; b) siguiendo la postura de la Procuración del Tesoro de la Nación, la “costumbre de plaza” está garantizada en el concurso por la aprobación del acuerdo por el juez; c) la exclusión de las quitas concursales del IVA afectaría la neutralidad del impuesto; d) hizo la salvedad con respecto a la obligación que le cabe al Fisco de controlar que los acreedores de la actora emitan las correspondientes notas de crédito de manera tal que no se produzca un enriquecimiento sin causa del Fisco. En definitiva, la Cámara consideró que “las quitas concursales se encuentran incididas por el IVA y constituyen un débito fiscal del período en el que el juez del concurso homologue la propuesta concursal y, simétricamente, un crédito fiscal para los acreedores verificados en proporción a los precios netos gravados y al impuesto que conformen la deuda verificada”.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación

La Corte dejó sin efecto el fallo de Cámara y tal como se anticipó, declaro que las quitas concursales no generan un débito fiscal en el IVA.

Repitiendo, en lo sustancial, los argumentos del dictamen la Procuración General, la Corte Suprema sostuvo que:

  • El término ‘quitas’ seguido de las indicaciones ‘que, respecto del precio neto, se logren (…)’ no puede ser entendido como una redacción descuidada o desafortunada del legislador, sino que la sucesión entre ambos indica que únicamente incrementan el débito fiscal aquellos descuentos o reducciones del precio logrados -entre otros requisitos- ‘respecto del precio neto’ de la venta, locación o prestación gravada. Y ese ‘precio neto’, no es otro que el definido por el art. 10 de la ley como aquel que resulta de la factura o documento equivalente extendido por los obligados al ingreso del impuesto” (Considerando 6º).
  • Las aludidas ‘quitas concursales’ no aumentan el débito fiscal del contribuyente que las ha obtenido, pues ellas no han sido logradas ‘respecto del precio neto’ de la compra, de la locación o de la prestación, sino que obedecen a otra razón, ulterior y ajena a ese ‘precio neto’, como es el ‘crédito verificado’ a aquellos proveedores que debieron presentarse en el proceso judicial para requerir el pago de los importes adeudados (arts. 32 y concordantes de la ley 24.522)” (Considerando 7º).

La Corte Suprema resuelve acertadamente y de conformidad con la lógica del impuesto, ratificando, además, el principio de reserva de ley o de legalidad en materia impositiva (“la extensión analógica de la definición taxativa de la base imponible prevista por la ley -aun cuando se la efectúe invocando la pretendida neutralidad del impuesto- es inadmisible pues se encuentra en pugna con el principio constitucional de legalidad del tributo”), lo que redunda en una mayor seguridad jurídica.

Conclusión

Así, la Corte Suprema ha puesto fin a un debate sobre la naturaleza de las “quitas concursales” y su tratamiento en el Impuesto al Valor Agregado, habrá que ver el grado de acatamiento del fallo por parte de la AFIP y sus efectos sobre las determinaciones impositivas.

 

Posted by on julio 8, 2015 in Uncategorized

2 Comments

Tags: