RSS

Industrias Plásticas D’Accord S.R.L. (TF 11160-1) C/D.G.I.

CNACAF, Sala 2

6/7/00

 

VISTOS estos autos “Industrias Plásticas D’Accord S.R.L. (TF 11160-1) C/D.G.I.”, y
CONSIDERANDO:

I. Que a fs. 232/235 vta. el Tribunal Fiscal de la Nación confirmó parcialmente las resoluciones apeladas emanadas de la Dirección General Impositiva de fechas 11/11/89 y 19/12/90 por las cuales se determinó la obligación impositiva de la siguiente manera: a) en el impuesto a las ganancias por los períodos fiscales 1.982 a 1.985, ambos inclusive: impuesto, actualización, intereses y multa del art. 45 Ley 11.683; b) en el impuesto sobre los capitales por los periodos fiscales 1.982 a 1985, ambos inclusive: impuestos,  actualización, intereses y la sanción prevista en el art. 19 de la ley citada; c) el ahorro obliga torio de la Ley 23.256 por los periodos fiscales 1.985 y 1.986; ahorro obligatorio, actualización, intereses y sanción prevista en el art. 19 de la ley citada. El Tribunal dejó sin efecto los intereses liquidados sobre el monto del ahorro obligatorio. Impuso las costas en proporción a los respectivos vencimientos.

Para así resolver, en lo que aquí interesa, el “a quo” consideró:
a) que los aportes a capitalizar efectuados por el socio individualizado por el ente debían considerarse como pasivo de la sociedad, por cuanto no constaba que se hubiera hecho efectiva su capitalización (conf. interpretación del art.
134 de la Ley de Impuesto a las Ganancias).
b) Que el reajuste del pasivo realizado en oportunidad de la preparación de las declaraciones juradas de los impuestos a las ganancias y sobre los capitales, no se había verificado en la contabilidad de la actora. Reajustar dicho pasivo sólo al liquidar los impuestos resultaba contrario a los principios rectores pues constituyendo las registraciones que surgen de los estados contables de la apelante el soporte técnico de la “contabilidad fiscal”, la consideración de ajustes al pasivo no reflejados en aquéllos significaba un apartamientos inmotivado de las normas que gobiernan la confección de balances contables. Admitir lo contrarío supondría que los balances certificados por contador público no reflejaban la real situación económica financiera de la sociedad ni su resultado final e importarla desconocer el principio general de derecho a través del cual nadie puede ir contra sus actos propios, Agregó que las actas analizadas en la pericia (fs. 202/205) carecían de virtualidad para revertir la
conclusión de que no se reflejó en los balances de la empresa los ajustes que hablan sido materia de la cuestión litigiosa planteada.

II. Que a fs. 238 la actora interpuso recurso de apelación, fundándolo a fs. 241/248 y vta., el que fue contestado a fs. 255/259. El apelante sostiene que la sociedad consideró el crédito del socio como préstamo ajustable hasta el
cierro de cada ejercicio económico (31 de diciembre de cada año) y por no haberlo abonado, su valor actualizado se consideró en cada periodo como aporte para futuro aumento de capital de acuerdo a lo convenido en la reunión
de socios (Ver acta de reunión de socios del 27 de abril de 1982). Argumenta que los balances que no incluyeron la actualización mencionada fueron confeccionados de acuerdo a las normas contables en vigencia. Respecto de los
ejercicios comerciales 1982 y 1983, entiende que los estados contables si bien no registran las actualizaciones que se discuten, ellas se encuentran valuadas y expuestas dentro del patrimonio neto, en la partida de ajuste global cuentas de capital y en el estado de resultados, en la partida corrección monetaria, por lo que los estados referidos presentaron adecuadamente la situación patrimonial, financiera y de resultados, de conformidad con lo resuelto en las actas de reunión de socios. Manifiesta que no resulta válido que los aportes del socio deban fijarse contablemente como pasivo al cierre de cada ejercicio en forma distinta a lo resuelto en la reunión de socios.
Aclara que los llamados “préstamos” no son tales sino que a cada cierre de ejercicio son aportes para futuros aumentos de capital, por lo que es falsa la afirmación de pérdida de capital dado que el patrimonio neto permanece invariable. Concluye que en el balance comercial los cargos fueron implícitamente considerados en el ajuste por Inflación contable correspondiente a cada uno de los años en discusión. Por otra parte pretende que la actualización practicada impositivamente si se encuentra registrada contablemente en el año 1993.
III. Que los agravios de la recurrente –tal como lo señalara la representante del Fisco en el escrito de responde– no remiten a la interpretación de las normas aplicables en la especie, sino a la valoración de cuestiones de hecho y
prueba que –en principio– son ajenas al recurso ante esta Alzada, el que no da acceso salvo casos de manifiesto error, a una instancia ordinaria que haga posible un nuevo pronunciamiento sobre el punto y en orden a la conclusión a que el Tribunal Fiscal de la Nación hubiese arribado al valorada (C.S.J.N. Fallos 300:985, esta sala “in re”: “Panamericana de Plásticos S.A.” y “Nabel Jacobo” del 9 de marzo de 1989 y 5 de diciembre de 1991, respectivamente, entre muchos otros).
No cabe hacer excepción a la regla general pues la discrepancia del apelante con la sentencia del Tribunal Fiscal se afirma con argumentos propios basados en la decisión de los socios, sin sustento técnico ni normativo. Mientras que la decisión del “a quo” se elaboró sobre la interpretación de las normas contenidas en el art. 134 del reglamento de la Ley de Impuesto a las Ganancias, en las reglas de la teoría contable y la contabilidad fiscal y en la debida relación entre ésta, los registros contables de la empresa, las actas aportadas como prueba documental, examinadas por el perito contable, cuya conclusión fue terminante en el sentido de que “… la apelante no reflejó en sus balances contables la sustantividad de los ajustes materia de la cuestión ligitiosa planteada” (fs. 202/205).
En tales condiciones, el memorial de agravios no reúne las condiciones exigidas por el art. 265 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.
Por lo expuesto, cabe rechazar el recurso interpuesto. Costas al vencido (art. 68 del C.P.C.C.N.). Así, SE RESUELVE.

La Dra. María I. Garzón de Conte Grand no suscribe por hallarse en uso de licencia art. 109 del R.J.N.
Regístrese, notifíquese y devuélvase.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

43.453 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress