RSS

Category Archives: Régimen concursal

La sociedad conyugal y las quiebras

Los bienes del cónyuge fallido forman parte de la garantía de sus acreedores, con independencia de su carácter ganancial o propio.

Entonces el fallido, será desapoderado de los bienes propios y los gananciales que administraba, más allá del derecho del cónyuge al 50% de todos los gananciales porque, al decir de Rouillon y Gotlieb: “el bien ganancial adquirido por el fallido responde íntegramente frente a los acreedores de este, correspondiendo afectar a la liquidación, a partir de la fecha de la sentencia de quiebra, el 100% de dicho bien ganancial… recién después de cumplido ese destino específico, sobre el saldo, (si lo hubiere) podría efectivizarse el derecho del cónyuge no fallido a la mitad de ganancial”.

A contrario sensu, el bien ganancial adquirido por el cónyuge del fallido no se verá afectado por el desapoderamiento; al respecto Flaibani [1] cita un fallo [2] que el que, con referencia a la quiebra del marido, se dijo respecto de un bien inmueble ganancial adquirido por la mujer: “…la calidad de adquirente por título legítimo de la cónyuge se desprende del propio título, no influye en la especie el origen de los fondos que permitieron la adquisición”.

En materia de jurisprudencia hay numerosos fallos, entre los que se puede mencionar los que siguen

a)      En  Coelho [3] la Cámara dijo que “El carácter ganancial de los bienes sólo tiene virtualidad en las relaciones entre los cónyuges, pero resulta irrelevante para los terceros acreedores, cuya prenda común se halla conformada por el patrimonio del deudor, sin distinción entre bienes propios o gananciales. Aquella calificación solamente da lugar a la aplicación de recompensas entre los cónyuges, en oportunidad de la liquidación de la sociedad conyugal”;

b)      en Giol [4], otra sala de la Cámara afirmo que: “el régimen de bienes gananciales no convierte a los cónyuges en condóminos pues de lo contrario una porción ideal de ellos no sería ejecutable por los acreedores…”.

Como se ve la aplicación de estas normas puede originar diversas consecuencias en los impuestos  a las ganancias y sobre los bienes personales donde, como es  sabido, existe un ré gimen que obliga a declarar los bienes gananciales a quienes los obtengan con su actividad o, cuando esto no se dé ( y como consecuencia de la ley de matrimonio igualitario) a quien haya contribuido a obtenerlos. Muchas veces estos hechos no se reflejan adecuadamente  en la titularidad de dominio, por ejemplo de los inmuebles, por lo que pudiera ocurrir que un bien ganancial que declarara impositivamente un cónyuge, estando el dominio a nombre del otro, fuera afectado a la quiebra de este ultimo y aplicado al pago de sus deudas.

En la declaración de impuestos del próximo periodo, el cónyuge in bonis que declaraba el bien a nombre del fallido, deberá darlo de baja como un ajuste patrimonial, más allá d esu evntual derecho a recompensa.

 

[1] FLAIBANI, Claudia Cecilia: Concursos y Quiebras, 1° edición, Editorial Heliasta, 1999, t.II p. 200.

[2] C.2ª. Civ. y Com. de Cordoba, Boudjikanian Harair Agop, 24/10/1985.

[3] CNCom, Sala E, Coelho, Elbio Eduardo s/quiebra, 16/03/1993, www.errepar.com.ar

[4] CNCom, Sala D, Bodegas y Viñedos Giol SA,04/02/1987. www.eldial.com