RSS

Dictamen (DI ATEC) 37/95

Dictamen Nº 37/1995

Dirección de Asesoría Técnica (DI ATEC)

17 de Marzo de 1995


DATOS DE PUBLICACIÓN

Boletín Nº 506, Febrero de 1996

Carpeta Nº 17, página 273

ASUNTO

IMPUESTO A LAS GANANCIAS Y SOBRE LOS ACTIVOS. R.R. Taximetrista. Vehículo propio. Tratamiento aplicable. Consulta.

                        TEMA

IMPUESTO A LAS GANANCIAS-GANANCIAS DE LA TERCERA CATEGORIA -TAXI-PROPIETARIO DE TAXI


TEXTO

I. La actuación del asunto se origina en una presentación efectuada por el rubrado en Agencia N° …, mediante la cual solicita se le informe su situación frente a los gravámenes del rubro. En tal sentido manifiesta que la actividad que desarrolla es la de “TAXISTA, dueño del vehículo”.

En concreto consulta en qué categoría de renta debe considerarse encuadrado frente a las normas del impuesto a las ganancias y si resulta alcanzado por el impuesto sobre los activos. En relación a este último tributo, si resultara sujeto pasivo del mismo, requiere se le indique cómo valuar el vehículo y la licencia.

La Agencia antes mencionada sostiene que, de conformidad con lo dispuesto por la Resolución General N° 523 referida al impuesto a los réditos, “los beneficios obtenidos por los taximetristas que explotan su propio vehículo, son réditos de tercera categoría” y que se trata de una explotación unipersonal por lo que se halla sujeta al impuesto sobre los activos.

Por su parte, Región N° … manifiesta que a su entender el criterio de la Agencia N° … no se ajusta a una interpretación razonable de las leyes que rigen ambos gravámenes y que el problema radica en determinar si las ganancias en cuestión deben ser consideradas como provenientes del ejercicio de oficios y, por lo tanto, incluidas en el inciso e) del artículo 79 de la ley del impuesto a las ganancias o bien si merecen ser reputadas como derivadas de una empresa unipersonal y en consecuencia encuadradas dentro de las previstas en el inciso b) del artículo 49 del mismo texto legal, único supuesto, este último, además, en que el consultante sería sujeto pasivo del impuesto sobre los activos.

La citada Región continúa su informe expresando que el tema involucra el concepto de empresa unipersonal o explotación unipersonal , por lo que la solución de la controversia se reduce a establecer si el mismo es aplicable al presente caso.

Para ello, cita la Circular N° 1080 relativa al impuesto sobre los capitales que define el concepto de empresario destacando que a su entender un empresario se diferencia de un profesional en que el primero se caracteriza por la primacía de la organización de los factores que intervienen en la actividad que desarrolla, sin perjuicio de la carencia de importancia económica y de su trabajo personal, mientras que para el segundo el elemento preponderante o de mayor peso en su actividad es la labor personal.

Además, la Región mencionada hace alusión al último párrafo del artículo 49 de la ley del impuesto a las ganancias, señalando al respecto que a su juicio no se verifica en el presente caso el supuesto allí contemplado relativo al desarrollo de una actividad profesional que se complemente con una explotación comercial.

Por todo ello, esa dependencia concluye que las utilidades que obtiene el consultante son de cuarta categoría y que el mismo no resulta alcanzado por el impuesto sobre los activos.

Por su parte, el Departamento … de esa Dirección sostiene , de acuerdo con los dispuesto por la Resolución General N° 523, que las rentas obtenidas por taxistas que explotan su propio vehículo son ganancias de tercera categoría por tratarse del ejercicio habitual de una actividad económica basada en la prestación de servicios, utilizando como elemento fundamental para su cumplimiento la inversión de capital y aporte de mano de obra, asumiendo en la obtención del beneficio, el riesgo propio de la ocupación que desarrolla, constituyendo en consecuencia una empresa.

Asimismo, el citado Departamento sostiene que el consultante resulta sujeto pasivo del impuesto sobre los activos, correspondiendo valuar el vehículo conforme lo previsto por el inciso a), punto 1. del artículo 4° de la ley del tributo y la licencia de acuerdo a lo dispuesto por el inciso g) del mismo dispositivo legal.

Finalmente, el preopinante, atento la disparidad de criterios existente, remite la actuación a consideración de este servicio asesor.

II. Cabe en primer lugar, referirse a la Resolución General N° 523, que si bien fue dictada en vigencia del impuesto a los réditos, resulta aplicable al caso en virtud a que subsisten en la ley del impuesto a las ganancias los preceptos que, en relación al tema que nos ocupa, contenía la ley de aquel gravamen.

El artículo 1° de dicha norma resolutiva establece que “Los beneficios obtenidos por los taximetristas que explotan su propio vehículo, son réditos de tercera categoría.

A través de los considerandos de la resolución general aludida, se pueden observar los fundamentos tenidos en cuenta para su dictado. Allí se expresa que: “…examinadas las características de la actividad productora de los beneficios, se concluye en que éstos son la resultante de la conjunción de dos factores que, independientemente, tienen capacidad para generar utilidades: por una parte, el desempeño del oficio de chófer, cuyo cometido puede realizarse sin ser propietario del vehículo y, por otra, la explotación del automóvil que puede llevarse a cabo mediante la utilización de asalariados”.

Agrega seguidamente “Que de ello resulta que los beneficios obtenidos por los taximetristas que explotan vehículo propio, son, indiscutiblemente. la suma del rendimiento de ambos factores y no los de la actividad personal con utilización de una herramienta de trabajo”. Por ello, se señala que “…de lo expuesto surge que se configura cabalmente la tipificación del rédito producido por la conjunción del capital y trabajo, esto es, la condición que genéricamente abarca la tercera categoría de réditos” y, agrega finalmente, que, “…a mayor abundamiento, la ley ha previsto situaciones como la planteada, estableciendo que cuando la actividad personal se complementa con una explotación comercial o viceversa, el resultado total que se obtenga constituye réditos de la tercera categoría…”

El criterio sostenido en la norma resolutiva, como puede apreciarse, tiene como punto de partida la actividad en sí misma -transporte de personas- para cuyo desarrollo es necesario, como fuera expuesto, la concurrencia de dos factores, el capital y el trabajo, y en la medida que para su ejercicio ambos elementos determinantes se verifiquen respecto de un sujeto, la categorización procedente se aleja de la consideración de una tarea de naturaleza eminentemente personal.

Por otra parte, si bien en lo que al impuesto a las ganancias respecta, las consideraciones vertidas se evalúan suficientes para determinar la manera en que debe liquidarse el tributo, en este caso, atento a lo expresado por Región N° … en cuanto a precisar si aquí existe una empresa o explotación unipersonal, cabe traer a colación el Dictamen N° 7/80 (DATyJ).

En dicho pronunciamiento se definió, a los efectos fiscales, el término empresa, cuya parte pertinente manifiesta: “Organización …que generada para el ejercicio habitual de una actividad económica basada en la …prestación de servicios, utiliza como elemento fundamental para el cumplimiento de dicho fin la inversión del capital y/o el aporte de mano de obra, asumiendo en la obtención del beneficio el riesgo propio de la actividad que desarrolla”.

En el caso bajo examen, se entiende que los señalados extremos se hallan configurados respecto al taxista que explota el vehículo de su propiedad, ya que para poder ejercer la actividad se organiza – fija sus propias reglas y armoniza los factores que la componen-; efectúa la inversión de capital -adquisición del vehículo y licencia, entre otros- y aporta su propio trabajo; y, finalmente, asume el riesgo de la actividad -reúne, coordina y dirige esos elementos bajo su responsabilidad-.

Además cabe referirse a la Circular N°1080 por ser esta la normativa a partir de la cual Región N° … sustenta su postura. Esta disposición en su primer párrafo delimita el alcance de sus conclusiones al expresar, a continuación de la aclaración del término empresario, que el caso que analiza se refiere a “… la prestación habitual de servicios técnicos, científicos o profesionales…”

Por ello, a partir de esa delimitación, el criterio allí vertido está dirigido específicamente a ese tipo de prestaciones las que no comprenden a los oficios, y menos aún, entiende esta asesoría, a una actividad tan disímil como lo es la de transporte de pasajeros.

En ese contexto, no resulta aplicable a este caso concreto, lo manifestado por Región N° … -transcripto en el sexto párrafo del apartado I de este informe-, en el sentido que a diferencia del empresario, en el caso del profesional “…el elemento preponderante o de mayor peso en su actividad es la labor personal”.

No cabe duda que ello es así cuando se trata de servicios profesionales, técnicos o científicos en donde el componente intelectual no sólo priva sobre el resto de los elementos que conforman la actividad, sino que además le confiere a la misma una naturaleza tal que ni el aporte de capital y/o mano de obra auxiliar o de apoyo, desvirtúa la conceptualización de tarea eminentemente personal.

No ocurre lo mismo en el presente caso en el que si bien, no se desconoce la capacitación que debe reunir el taximetrista para desarrollar su actividad, dicho entrenamiento no resulta preponderante en el conjunto de los factores que la integran sino que, como fuera antes señalado, tratándose de la prestación de servicios de transporte los beneficios que ella genera “…son la resultante de la conjunción de dos factores …el desempeño del oficio de chófer y … la explotación del automóvil…” -en los términos de la Resolución General N° 523-.

En consecuencia, las ganancias que obtengan los taximetristas que explotan su vehículo propio deben incluirse en la tercera categoría a efectos de la liquidación del impuesto a las ganancias. Asimismo, resultan sujetos pasivos del impuesto sobre los activos debiendo valuar el automóvil en función al artículo 4°, inciso a), punto 1) de la ley de la materia y la licencia en función al inciso g) del citado artículo.


Referencias Normativas:


FIRMANTES

MARIA CECILIA VENTURA Jefe División Dictámenes Técnicos “B” A/C. Departamento Asesoría Técnica Tributaria CONFORME: 2/2/95 ADOLFO JOSE GARCIA Director (Int.) Dirección de Asesoría Técnica CONFORME: 17/3/95 JOSE LOPEZ LADO Subdirector General Subdirección General de Legal Tributaria


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

40.236 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress